Wounded by religion

Herida por la Religión


Wounded by religion
Porción de la Torá VAYIKRA – Levítico 1:1-5:26(6:7)*

Mi Historia

Porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.” 2 Corintios 3:6b

¿Qué me hizo, como una chica de 14 años de edad, tomar la firme decisión de dejar de ser una creyente y rechazar a Jesús para siempre?

Crecí siendo la hija de creyentes pentecostales, mi abuelo era un predicador. Su padre fue un judío de Polonia que se había asentado en Rusia y se casó con una chica de Siberia. Cuando mi abuelo tenía cinco años de edad, su padre murió y pocos años mas tarde, escaparon por la frontera a Finlandia (durante la Segunda Guerra Mundial). Mi abuelo trabajó en labores arduas en el bosque. Como resultado de su malnutrición, creció siempre muy enfermo e incluso le creció un bulto en su espalda. Mi abuelo encontró refugio en la iglesia pentecostés, convirtiéndose así en un evangelista y después en un predicador. Él no conocía mucho sobre el Espíritu Santo, pero se aseguró de definir muy bien al pecado. Aunque se ablandó durante sus últimos días. Recuerdo cómo yo le leía la Biblia cuando estaba casi completamente ciego. Yo usaba un maquillaje totalmente punk, pero él no podía verlo, así que sólo sonreía cuando leía sus Escrituras favoritas y cuando le cantaba su canción más preciada, la Tierra Hermosa, a donde él anhelaba ir. No mucho tiempo después de esos días, llegó su hora de partir a esa tierra, siguiendo a mi abuela que había fallecido mucho tiempo antes.

Yo quería ser una evangelista como mi abuelo. Durante toda mi niñez estuve apasionada por Jesús, evangelizando incluso a mis compañeros de escuela. Asistía a los campamentos carismáticos de verano con mi mejor amiga, a cuya iglesia yo había empezado a asistir. Después de que mis padres me dieron permiso de leer Corre Bebe Corre (Run Baby Run) de Nicky Cruz a la edad de 10 años, no quería otra cosa que convertirme en una evangelista de las calles de la ciudad de Nueva York. Recibí muchas profecías sobre tener un llamado de Yah para Su obra. ¡Yo no podía esperar por que se llegara ese emocionante futuro! Yo no podía comprender por qué alguien querría fumar o beber alcohol, incluso el más mínimo error me hacia rogar a Yah por Su perdón desesperadamente y me sentía agobiada por la culpa. Tenía subrayados varios pasajes de la biblia que hablan sobre el juicio, tales como “Pero la paga del pecado es muerte,” dejando de lado la parte final que habla de la gracia. Me sentía responsable no sólo por mi propia salvación, sino por la de todos los que me rodeaban. La carga era pesada.

Wounded by religion

Apasionada en mi fe, pero siempre culpable, esa fue la historia de mi infancia. Sentía al Espíritu Santo y la Presencia de Yeshua y eso me daba un gozo tremendo, pero, por otro lado, siempre me sentía culpable y bajo juicio; por lo que me convertí en una juez muy eficiente de mí misma y de los demás. Traté ser una salvadora, traté de arreglar a todo el mundo. Traté de forzar a la gente a que creyera, porque si no lo hacían, seria culpa mía. Sentía mucha rabia, la ira crecía dentro de mí como una bestia hambrienta. Amaba y odiaba a Yah. Anhelaba desesperadamente ser amada y aceptada pero no había adultos con quien me sintiera segura de hablar. Intenté controlar mi vida y odiaba ser controlada. Mis padres dicen que fui la niña mas necia que nadie se pueda imaginar, rendirme o incluso simplemente perder en un juego me aterrorizaba tanto que me aseguraba de discutir sin cesar. Mostrar alguna señal de debilidad significaría que había fallado, fallado en ser perfecta y fallado en controlarme a mí misma para ganar seguridad. Era solitaria, pero al mismo tiempo me sentía poderosa, podía sobrevivir, manejar, hacer creer a la gente lo que quería, y hasta corregir a mis padres para que fueran mejores creyentes. Tenía un carácter muy fuerte, nací líder, alguien que nació con juegos nuevos y dirigía a otros niños. Hice que toda una fila de adolescentes saliera de un concierto de música cristiana al que asistimos porque afirmé que usar la batería en la adoración era pecado. Me convertí en miembro de la congregación a la que pertenecían mi amiga y su familia, y ahí cualquier otro instrumento musical que no fuera el piano y la guitarra estaban estrictamente prohibidos (así como el aplaudir con las manos). Según ellos, esta era la única iglesia correcta para ser miembro. En realidad, era más bien como un culto. Pero al mismo tiempo, y porque la gente estaba tan hambrienta, el Espíritu Santo nos tocaba en los campamentos de verano y orábamos algunas veces orábamos en lenguas por varias horas. La llama del avivamiento se apagó pronto por las llamas religiosas de juicio y legalismo.

Entonces sucedieron algunas cosas que me conmocionaron y que derrumbaron mi confianza en mis padres y en Yah. El único alivio durante esos tiempos difíciles era el casete de prédicas pentecostales que alguien me había regalado. Me enseñó a agradecer y adorar a Yah por todas las cosas malas y a recibirlas como regalos de Yah como entrenamiento y pruebas, y a creer que esto era para bueno para mí. Escuché la cinta una y otra vez, tratando de agradecer a Yah por el pecado que había destruido mi confianza y que me había forzado a cargar un doloroso secreto familiar.

Ante mis ojos, Yah estaba completamente dividido. La presencia segura y alegre de Jesús estaba completamente dividida en mí por la imagen de un Yah malo, que siempre quería probarme, entrenarme y me enviaba problemas “para mi bien”, para purificarme, juzgarme y para traer culpa constantemente. El Yah de la Ley, el Yah del Antiguo Testamento y la manera en que Él era presentado a nosotros por nuestros predicadores, se sentía totalmente separado de la presencia del Espíritu Santo que me había ayudado desde que era una niñita. A la edad de 15 años, tomé mi decisión, negar a Yah para siempre. Huí de mi casa y probé todas las cosas más inmorales que pude encontrar.

Hoy me doy cuenta de que fui violada por la religión. También lo fueron mis padres y los padres de mi amiga. Elohim, el Creador, el verdadero Yah de Israel trató de llegar a nosotros, a pesar de todas las mentiras que creímos acerca de Él. Pero en realidad no le conocíamos, ni tampoco podíamos discernir Su voz. Pero probé de Su presencia y eso no lo pude olvidar jamás. Incluso cuando estaba pasada de copas y drogada yo seguía predicando de Jesús a mis amigos.

Wounded by religion

Finalmente, llegó el día cuando esa presencia del Creador vino a mí sin religión y con el dulce nombre de Yeshua, mi Salvador judío. Pude conocer al Buen Yah, al Yah indivisible (¡el mismo Yah de los dos pactos!) que Su bondad nos trae arrepentimiento, lo que no significa juicio ni vergüenza sino perdón, regreso al hogar y empoderamiento para caminar en Sus estatutos.

Pero la dádiva de Yah es vida eterna en el Mesías Yeshua Señor nuestro.” Romanos 6:23b

Las marcas de la violación espiritual poco a poco empezaron a sanar. Pude conocer a Yeshua, el Mesías judío, en lugar del Jesús cristiano que es tan controversial, y en cuyo nombre tantas personas han sido asesinadas (el holocausto, la inquisición española y muchos más). Yeshua es como Su Padre, diferente de ese legalista “Yah del Antiguo Testamento” de la forma en que me lo habían enseñado. Pude conocer a Abba, y Él no es religioso, ni tampoco lo es Yeshua. Me di cuenta de que es el mismo Elohim que habla en el Antiguo y Nuevo Testamento y que Su palabra es eterna. Que Su ley se llama Torá y que no tiene nada que ver con el legalismo, sino que son las Instrucciones de nuestro amoroso Padre que quiere lo mejor para nosotros.

La culpa y la vergüenza se fueron de mí y fueron reemplazadas por la confianza y el amor. Mi viejo maestro, el temor que abarca todo, no pudo permanecer en la presencia del Amor. Empezó a desvanecerse. Y continúa desvaneciéndose todo el tiempo mientras elijo creer la verdad que Él dice de mí y de Él.

El amor paciente de mi nueva familia espiritual me trajo de la muerte a la vida y encontré mi lugar en el ministerio que me trajo al Mesías, sin religión.

Wounded by religion

Lo que en realidad me ayudó a tomar este sorprendente viaje de restauración fue estudiar la Escuela Bíblica Israelí en Video (AGIMAP) de la Apóstol Dominiquae Bierman. La recomiendo ampliamente a todos ustedes que han crecido en cualquier forma de cristianismo y que hayan sido heridos por la religión. Los limpiará, y podrán comenzar de nuevo una nueva relación con Yeshua el Mesías judío, el maravilloso León de la Tribu de Judá. Serán enseñados por la Verdad y el Amor y podrán conocer al Verdadero Padre Celestial, al Yah de Israel. Pueden estudiar en línea, ordenar la escuela a que llegue a sus hogares y plantar un grupo de estudio. Vaya a este sitio para más información:

https://www.grmbibleschool.com/es/

Mi deseo es que también tu seas sanado si has sido herido por la religión y que sepas que hay ayuda para ti.

En Su amor y misericordia.

-H. D.

GRM Logo Spanish

Ayuda a este Ministerio a liberar a más personas:

  • Dona en línea https://kad-esh.org/es/donaciones/
  • Escríbenos a kad_esh_map@msn.com para información bancaria
  • Llámanos en los Estados Unidos al +1(972) 301-7087
  • Envía tus cheques en USD, CAD o BP a Kad-Esh MAP Ministries, 52 Tuscan Way, Ste. 202-412, St. Augustine, Florida 32092, USA.
  • Western Unions & MoneyGrams: Maritza Mayeta, 52 Tuscan Way, Ste. 202-412, St. Augustine, Florida 32092, USA.

¡El libro que puede liberarte y cambiar tu vida!

Erradicando el Cáncer de la Religión

Erradicando el Cáncer de la Religión

Este libro le ayudará a usted y a sus seres queridos a deshacerse de esta enfermedad devastadora llamada “El Cáncer de la Religión.” Usted pensará que esto es para “el vecino de al lado” pero la experiencia me dice que esto es para usted también porque todos somos criaturas religiosas de una manera o de otra, ya sean judíos, cristianos, musulmanes, budistas, hindús, nueva era, ateos o agnósticos. ¡Esto definitivamente será un viaje de descubrimiento que lo llevará a la libertad!

VEA Gigantes en la Tierra, Parte Tres (sólo en inglés)

Acompáñenos mientras continuamos estudiando con la Apóstol Dominiquae Bierman, desde el Tour Uniendo Naciones por Israel. Aprenda cómo los “gigantes” (las mentiras que hemos creído) pueden hacer que la historia se continúe repitiendo en nuestras vidas hasta que enfrentamos esos Goliats. Vea que incluso creyentes mesiánicos de la actualidad deben superar la religión y las tradiciones de hombres, caminar en el verdadero nuevo pacto de relación con nuestro Mesías. Las mentiras nos separan, pero la verdad nos une a Él y los unos con los otros.

TOURS EN ISRAEL 2019

¡Los invitamos a que nos acompañen en nuestros próximos Tours y Celebraciones en Tierra Santa!

Pésaj en la Embajada UNIFY en las Montañas de Jerusalén – Del 17 al 18 de abril, 2019
Tour Shavuot y Conferencia Fuego Santo – Del 7 al 14 de junio, 2019
Tour Sukkot en Israel – Escuela Bíblica Sobre Ruedas – Del 10 al 23 de octubre, 2019
Convención Anual en Jerusalén de las Naciones Unidas por Israel – Del 16 al 19 de octubre, 2019

Para más información:

https://kad-esh.org/es/category/tours-en-israel/

o escríbanos a tours@dominiquaebierman.com

Hágase Miembro de UNIFY:

info@unitednationsforisrael.org

https://unitednationsforisrael.org/es/membresia/

¡Vea nuestras enseñanzas y novedades más recientes en Facebook y compártelas!

https://www.facebook.com/dominiquae.archbishop/