Ministerio de Prisiones

¡Los Presos se Están Encontrando con Yeshua!

El rabino Baruch Bierman ha iniciado un ministerio de prisiones y ha plantado un grupo de Escuela Bíblica AGIMAP dentro del Union Correctional Institute (UCI), una prisión en Florida. Mientras tanto, estamos desarrollando la Escuela Bíblica AGIMAP en una plataforma para que todos los presos de EE. UU., puedan estudiar nuestra escuela con sus tabletas.

AGIMAP logo

Varias veces a la semana, el rabino Baruch siempre regresa de la prisión con reportes de alabanzas de sanidades y transformaciones. Los estudiantes están viniendo al evangelio hecho en Sión, ¡y hemos visto muchos milagros aconteciendo en sus vidas!

¡Yah nos ha dado el favor de las autoridades de la prisión y ha abierto una puerta poderosa para nosotros! Les pedimos que mantengan este ministerio en sus oraciones y lo apoyen financieramente:

Apoya a Nuestro Ministerio en la Prisión
(Anota en la sección de Comentarios: «Ministerio en la Prisión»)

Testimonios del Séder de Pésaj en la Prisión el 28 de marzo, 2021:

Reporte del Rabino Baruch Bierman

Durante los últimos dos o tres años, he tratado de ver a un judío ortodoxo que no quiere hablar con un cristiano o judío mesiánico, cualquiera que crea en el Mesías. Había descubierto que Yah sanaba a muchas personas por las que yo oraba, y que yo no era como la mayoría de la gente que viene a la cárcel. Hablamos hace unas semanas y descubrimos que ambos fuimos criados realmente como judíos. Lo pasamos muy bien. Poco después, una o dos semanas más tarde, quiso que conociera a su perro, así que fui a conocerlo. Luego, a la semana siguiente, esperaba que viniera siempre a la misma hora, y me dice: «¡Llegas tarde!». Entonces, empezamos a hablar de Pésaj y descubrimos que el rabino ortodoxo tenía un chófer que no podía llevarle; era un hombre mayor, e iba a ir a Nueva York para Pésaj, y no iban a conseguir elementos frescos para Pésaj. Así que me preguntó: «¿Podrías sustituir a nuestro rabino y ayudarnos?». Le dije que sí, le pregunté qué necesitaba y le hablé del rábano picante (como hacen a veces los judíos en Pésaj).

Conseguí el permiso de los capellanes y llevé a su oficina en bolsas zip-lock la lechuga, el perejil y las cebollas cortadas. Olían fuerte, pero los aceptaron. Entonces, les dije que esto era para los judíos ortodoxos y mesiánicos para el séder de la primera noche de Pésaj. El segundo séder lo planifiqué con nuestro equipo para tener más que suficiente, por si los ortodoxos también lo necesitaban, porque la Apóstol tiene visión profética. Me dijo: «En lugar de llevarles sólo pollo, ensalada y mi jaroset casero, ¿por qué no llevas también un buen puré de patatas?».

Rabbi going to prison

Lo que ocurrió en el séder de Pascua sólo puede calificarse de milagro. En primer lugar, en la reunión del sábado, los ortodoxos se aseguraron de que los mesiánicos tuvieran lo que les faltaba, cosa que yo no sabía. Luego, el domingo, el segundo Pésaj, traje suficiente pollo y todo para los mesiánicos, pero también para los ortodoxos. Y me aseguré de que el puré de patatas y todo lo que había en abundancia, incluso las galletas, también llegaran a los ortodoxos. Se podía percibir que los muros se derrumbaban y que el amor fluía de un lado a otro, tanto de los ortodoxos a los mesiánicos como de los mesiánicos a los ortodoxos, algo que nunca había ocurrido. No sólo eso, sino que muchos hombres que han cumplido 20, 30 y 40 años de prisión dijeron que ésta era la mejor comida que habían tenido en prisión. Algunos de los ortodoxos me pidieron que orara por ellos, ¡y parece que una nueva luz brilla en la oscuridad de esta prisión de alta seguridad!

Reporte de Coltin

Los judíos ortodoxos y mesiánicos podrían haberse sentado juntos porque había mucha aceptación entre ellos. Celebramos el séder de Pésaj en una estancia. Sin embargo, las comunidades ortodoxas y mesiánicas ocupaban lados opuestos de la sala, a unos 15 metros de distancia. La curiosidad brilló en los ojos de la comunidad judía ortodoxa al vernos entrar al rabino y a mí. Intercambiamos con ellos cálidas miradas de amor y hermandad. Tras los apretones de manos y los saludos, nos dirigimos al lado de los judíos mesiánicos. El séder mesiánico de Pésaj estuvo muy ungido, pues 24 hombres cantaron al unísono la melodía sefardí del séder. El rabino, guiado por el Ruaj, comenzó a compartir gran parte de nuestra comida con los ortodoxos.

Durante el servicio, los ortodoxos y los mesiánicos, que antes estaban muy tensos entre sí, ahora se saludaban, reían y compartían el amor fraternal. No creo que sólo tuvieran hambre de nuestra comida, sino también del evangelio de Yeshua, porque algunos incluso mencionaron que les gustaría venir a nuestro servicio de sanidad dentro de la capilla de la prisión. Un muro de división y lucha se rompió durante esta comida del Séder juntos a causa del amor. Y aunque estábamos a 15 metros de distancia en lo natural, no se podía negar la cercanía de espíritu que teníamos entre nosotros. También podríamos habernos recostado uno al lado del otro.

Esta es una carta del prisionero que encontró el afikomen

Shalom Akhi,

¡Quiero agradecerte a ti, a tu esposa y al ministerio por todo lo que hiciste por nuestra Kehilla con el Séder! También mostraste el amor de Yeshua al compartir con nuestros hermanos ortodoxos. No pasó desapercibido para ellos.

Sé que lo que has hecho ha sido caro, laborioso y ha llevado mucho tiempo. Encontré el afikomen y tuve la bendición de recibir el libro de tu esposa. ¡Estoy deseando empezarlo!! Disfruto de sus escritos.

Gracias de nuevo por todo lo que hacen por nosotros. ¡Les amamos y siempre están en nuestras oraciones!

Khesed lakhem v’shalom,

– E.E

Apoya a Nuestro Ministerio en la Prisión
(Anota en la sección de Comentarios: «Ministerio en la Prisión»)