UNA HAGADA MESIANICA FAMILIAR


KAD-ESH MAP MINISTRIES

Modified by www.unitednationsforisrael.org

UNA HAGADA MESIANICA FAMILIAR

La siguiente Hagadá Mesiánica Familiar está diseñada para ser usada con tu familia, grupo familiar o iglesia para celebrar un Séder de Pascua centrado en Yeshua.

Durante muchos siglos, la Pascua se ha celebrado con la ayuda de una Hagadá, un libro o folleto que incluye liturgia, historias, lecturas participativas y referencias bíblicas para guiar a las familias judías en la celebración de este sagrado festival. La Hagadá, que significa “el relato”, fue compilada por sabios judíos durante cientos y quizás miles de años. Encontrará muchas versiones de la Hagadá de las culturas judías de todo el mundo que cuentan la historia de la redención de Elohim del pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto.

Esta Hagadá particular basada en el orden tradicional de servicio de Pésaj, está adaptada para ser usada por los seguidores judíos y gentiles de Yeshua (Jesús). Junto con los elementos habituales del Séder, destacamos los vínculos entre el Séder tradicional y la Última Cena. Es nuestra oración que usted reserve tiempo durante la semana de Pésaj y disfrute del Séder junto con su familia y amigos, para que su fé en el Cordero de YHVH que quita el pecado del mundo se profundice, o incluso se despierte por primera vez si aún no ha comprometido su vida con el Mesías de YHVH.

La palabra Séder simplemente significa “orden” y se refiere a una orden de servicio diseñada para contar la historia de Pésaj. Este relato (Hagadá) recuerda a los hijos de Israel cada año lo que Elohim hizo por mano de Moisés al liberarlos de la esclavitud egipcia. Esta es una gran manera de mejorar su comprensión de las Escrituras. La fiesta de Pésaj es especialmente para los niños, ya que pueden participar personalmente en el Séder. Al tocar, probar y oler los elementos de la mesa del Séder, los participantes son llevados de vuelta a los grandes eventos del Éxodo original y se identifican mejor con el Éxodo y la redención de los hijos de Israel.

Sin embargo, para los seguidores del Mesías, la historia de la redención nos recuerda mucho más que la liberación de Egipto. Trae a nuestras mentes la redención y la liberación del pecado que YHVH ha provisto a través de su Hijo. Creemos que Yeshua celebró una forma temprana del Séder de la Pascua con sus discípulos. Esta Hagadá, especialmente creada para ti y tu familia, unirá estas dos grandes historias de redención, al unirnos al Salvador en la noche en que celebró Su último Séder con Sus discípulos en esta tierra.

Orden de Servicio (Séder)

Birkat HaNer, El Encendido de las velas

Kiddush, La Primera Copa: Copa de la Santificación

Urchatz, Primer Lavado de Manos

Karpas, Sumersión del Perejil

Yachatz, Partimiento de la Matza Media

Maggid, La Historia de Pésaj

Ma-Nishtanah, Las Cuatro Preguntas

Makkot, La Segunda Copa: Copa de las Plagas

Zeroah, o Pesaj, El Hueso del Cordero

Rachtzah, Segundo Lavado de Manos

Maror, Comer las Hierbas Amargas

Korech, Comer las Hierbas Amargas con Jaroset

Beitzah, El Huevo Asado

Shulchan Orech, La Cena de Pésaj

Tzafun, Comer el Afikoman

HaGeulah, Tercera Copa: La Copa de la Redención

Eliyahu, La Copa de Elías

Hallel, Cuarta Copa: La Copa de la Alabanza

Birkat HaNer, El Encendido de las Velas

Tradicionalmente, Pésaj se celebra en casa con la familia después de que toda la levadura (el bicarbonato de sodio es permitido por la mayoría de los rabinos) ha sido removida de la casa. Una vez que la casa y los participantes están ceremoniosamente limpios, el Séder de Pésaj puede comenzar. La mujer de la casa dice una bendición y enciende las velas de Pésaj. Es apropiado que la mujer lleve la luz al hogar, porque fue a través de la mujer que la luz del mundo, el Mesías Yeshua, vino al mundo (Génesis 3:15; Lucas 2:7).

La mujer de la casa recita la siguiente oración hebrea:

בָּ רוּך אַ תָּ ה אֲ דנָֹי אֱ להֵֹ ינוּ מֶ לֶ ךהָ עוֹ לָ ם א שר ק דּ ש נוּ בְּ מ צְ וֹ ת יו וצִ וּנוּ לְ הַ דלִ יק נֵ ר של יוֹ ם טוֹ ב

Baruch atah Ado-nai Elo-hei-nu Melech ha-Olam,

asher kid-sha-nu bemits-vo-tav vetsi-va-nu lehad-lik ner shel yom tov.

Bendito seas, Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, que nos has santificado con Tus mandamientos y nos has ordenado que encendamos las luces del festival.

Las Cuatro Copas del Fruto de la Vid

El Séder de Pésaj se estructura alrededor de cuatro tazas del fruto de la vid, que sirven de base para la experiencia. Cada copa lleva el nombre de una de las cuatro promesas específicas que YHVH hizo a Israel en Éxodo 6:6-7. Cada copa está conectada temáticamente a una etapa diferente en la progresión del Séder.

  1. La Copa de la Santificación
  2. La Copa de las Plagas
  3. La Copa de la Redención
  4. La Copa de la Alabanza

Recitaremos a lo largo del Séder las siguientes palabras que definen el orden de la ceremonia. Usaremos una antigua melodía familiar que hemos usado por generaciones en mi familia sefardí en Jerusalén.

KADESH – Santificación y Primera Copa
URCHATZ – Lavado de las Manos
KARPAS – Comer las hierbas amargas
YACHATZ – Partir la matzá media, esconder el Afikoman
MAGID – Contar la historia y Segunda Copa de las Plagas
ROCHTSA – Otro lavado de manos
MOTSI MATZA – Bendecir la Matza
MAROR KORECH – Sandwich de Hillel
SHULCHAN ORECH – Hora de la cena
ZAFUN – Encontrar y comer el Afikoman después de cenar
BARECH – Bendecir la Tercera copa – la Copa de la Redención
HALEL – 4a Copa, la copa de la alabanza, Alabar con los Salmos de Ascenso
NIRTSA – Significa ser aceptados ya que hemos cumplido el mandamiento de Pésaj y recitamos “el próximo año en la reconstruida Jerusalén”

Leshana habaa Byerushalayim habnuyah

Kiddush, Primera Copa: La Copa de la Santificación

El Séder comienza con una bendición recitada sobre la primera copa, la Copa de la Santificación (también llamada la Copa de la Bendición). Esta primera copa está destinada a santificar, a separar, el resto de la noche como una ocasión sagrada. Llenamos la copa hasta que se desborda, ya que en la tradición judía una copa llena es un símbolo de alegría.

La Pascua nos mueve a regocijarnos y a celebrar la bondad de Dios con su pueblo. Como símbolo de libertad, bebemos cómodamente inclinados hacia la izquierda.

Todos llenan la copa. El líder recita la bendición y todos beben inclinados a la izquierda:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם בּוֵֹרא פְִּרי הַגָפֶן

Baruch atah Ado-nai Elo-hei-nu Melech ha-Olam, bo-ray pri ha-gah-fen.

Bendito eres, Adona nuestro Elohim, Rey del universo, Creador del fruto de la vid.

Urchatz, Lavado de las Manos (Juan 13:1–11)

Este primer lavado de manos es un gesto simbólico de santificación personal al entrar en la santa celebración de Pésaj. Tradicionalmente, dos niños llevan una jarra, una palangana y una toalla y van alrededor de la mesa vertiendo un poco de agua en las manos de los invitados, empezando por el líder del Séder.

Karpas, Sumersión del Perejil (Éxodo 12:21–22)

El perejil simboliza el hisopo usado para colocar la sangre del cordero pascual en los postes y dinteles de las casas de los hijos de Israel durante la décima y más terrible plaga que YHVH derramó en Egipto: el exterminio de los primogénitos. El agua salada representa las lágrimas de los hijos de Israel y el Mar Rojo. Por lo tanto, nos recuerda las lágrimas derramadas por aquellos que aún no han sido redimidos y siguen en la esclavitud. Este es un buen momento para mencionar a aquellos alrededor del mundo que están heridos y esclavizados.

Todos mojan una ramita de perejil en el agua salada, el líder recita la bendición, todos comen el perejil.

 

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם בּוֵֹרא פְִּרי הָאֲדָמָה

Ba-ruch Atah Adonai Elo-hei-nu Me-lech ha-Olam, boh-ray pri ha-adamah.

Bendito eres, Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, Creador del fruto de la tierra.

Yachatz, Partimiento de la Matza media

Uno de los elementos centrales de Pésaj es la matzá (pan sin levadura). Para el Séder de Pésaj, se introducen tres hojas separadas de matzá en una bolsa con tres compartimentos, conocida como matzá tash.

En la tradición judía, esta bolsa tres-en-uno tiene muchas interpretaciones. Se dice que representa a los tres patriarcas: Abraham, Isaac y Jacob; o los tres tipos de pueblo de Israel: los sacerdotes, los levitas y las masas. Los creyentes en Yeshua sugieren que esto podría ser una representación de la naturaleza tri-uno de Dios: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

El líder toma la matzá media, la parte en dos y pone la mitad de nuevo en el medio de la matzá tash. Luego envuelve la otra mitad, ahora conocida como el afikoman, en una servilleta blanca y la esconde. Esta matzá oculta reaparecerá al final de la comida de la Pascua.

Maggid, La Historia de Pésaj (Lectura de Éxodo 12:1–15)

Es tradición leer la historia de Pésaj cada año en el Séder, para asegurar que cada generación mantenga vivo el recuerdo de la liberación de Israel de la esclavitud.

Ma-Nishtanah, Las Cuatro Preguntas

Al comenzar el recuento de la historia del Éxodo, el niño más pequeño (¡que sabe leer!) hace las Cuatro Preguntas al líder del Séder. Puede elegir que todos los niños lean juntos, que un niño haga cada pregunta, o que un niño las lea todas.

מַה נִּשְּׁתַּנָה הַלַּיְלָה הֶַזּה מִכָּל הַלֵּילוֹת?

Mah nish-ta-nah ha-lai-lah ha-zeh mi-kohl ha-lay-lot?

En español:

“¿Por qué esta noche es tan diferente de todas las demás?”

  1. “Las demás noches comemos pan con En esta noche, ¿por qué sólo comemos matzá?”
  2. “Las demás noches comemos todo tipo de vegetales; esta noche, ¿por qué sólo comemos hierbas amargas?”
  3. “Las demás noches no pensamos en mojar las hierbas en agua o en cualquier otra cosa; ¿por qué esta noche mojamos el perejil en agua salada?”
  4. “Las demás noches comemos sentados o reclinados; esta noche, ¿por qué comemos sólo reclinados?”

El líder del Seder responde a las preguntas con la respuesta tradicional:

Éramos esclavos del faraón en Egipto, y YHVH nos sacó con una mano fuerte y un brazo extendido. Y si YHVH no hubiera sacado a nuestros ancestros de Egipto, nosotros y nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos aún estarían subyugados al Faraón en Egipto. Incluso si fuéramos viejos y sabios y aprendiéramos la Torá, se nos ordenaría contar la historia del Éxodo de Egipto.

Las Diez Plagas

Cada copa de Pascua es una simbólica copa llena de alegría, excepto la segunda copa, la Copa de las Plagas, porque YHVH nos enseña a no alegrarnos nunca por el destino de nuestros enemigos. Por esta razón, el llenado de la segunda copa debe ser reducido.

La segunda copa está llena. El líder del Séder dirige al grupo en la recitación de las diez plagas que Adonai derramó sobre los egipcios.

Para reducir la segunda copa, cada participante sumerge su dedo meñique en la copa, saca una gota y la coloca en un plato delante de ellos, una vez por cada plaga. Los nombres de las plagas se recitan al unísono mientras se retiran las gotas.

¡Sangre! ¡Ranas! ¡Piojos! ¡Moscas! ¡Pestilencia! ¡Ulceras! ¡Granizo! ¡Langostas! ¡Oscuridad! ¡Muerte del Primogénito!

“Dayenu,” Habría sido suficiente.

Así como no nos regocijamos por el destino de nuestros enemigos, también reconocemos la magnitud de la salvación de YHVH y Sus acciones de gracia hacia nosotros. Con un corazón agradecido y un saludable temor de YHVH, cantamos “Dayenu” (“nos habría satisfecho”) juntos, recordando los grandiosos actos que YHVH ha hecho en favor de Su pueblo.

Ilu hotzi, hotzianu, hotzianu miMitzrayim, hotzianu miMitzrayim, dayenu! Dai-dai-yenu, dai-dai-yenu, dai-dai-yenu, dayenu, dayenu!

Si YHVH no hubiera hecho nada más que salvarnos de la tierra de Egipto, sólo por eso habríamos quedado satisfechos.

Ilu natan natan lanu, natan lanu et haTorah, natan lanu et haTorah, dayenu! Dai-dai-yenu, dai-dai-yenu, dai-dai-yenu, dayenu, dayenu!

¡Si YHVH no nos hubiera dado nada más que la Torá, sólo por eso habríamos quedado satisfechos!

Ilu natan natan lanu, natan lanu et Yeshua, natan lanu et Yeshua, dayenu! Dai-dai-yenu, dai-dai-yenu, dai-dai-yenu, dayenu, dayenu!

¡Si YHVH nos hubiera dado nada más que a Yeshua, sólo por eso habríamos quedado satisfechos (¡pero sigue dándonos mucho más!).

Makkot, Segunda Copa: La Copa de las Plagas

La segunda copa reducida, la Copa de las Plagas (también llamada la Copa del Juicio), se levanta y todos recitan lo siguiente:

Verdaderamente, podemos decir Aleluya por la gran redención que YHVH ha obrado en nuestro favor, redención a un precio terrible: en Egipto, la muerte del primogénito; para nosotros, la redención del pecado, la muerte del Hijo de YHVH. “Porque de tal manera amó YHVH al mundo, que dio a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en Él, no se pierda, sino que tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

Este también es un buen momento para cantar un coro o dos sobre el amor de YHVH y el sacrificio de Yeshua por nuestros pecados. El líder recita la bendición, todos beben inclinados hacia la izquierda:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם בּוֵֹרא פְִּרי הַגָפֶן

Baruch Atah Adonai Elo-hei-nu Me-lech ha-Olam, boh-ray pri ha-gah-fen.

Bendito eres, Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, Creador del fruto de la vid.

Zeroah or Pesach, El Hueso de Cordero

El hueso de cordero es un símbolo del sacrificio del Templo. Se sienta en el plato de Pésaj como un recordatorio del primer cordero pascual sacrificado por los hijos de Israel, cuya sangre se aplicaba en el dintel y los postes de las puertas de sus casas. Levantamos el hueso de cordero y recordamos de nuevo el cordero sacrificado por los primogénitos del pueblo judío. También aprovechamos este momento para reflexionar sobre la muerte de Yeshua por nuestros pecados, ya que era el Cordero de YHVH que quita el pecado del mundo (Juan 1:29). Explicamos a nuestros hijos la naturaleza de la redención y la necesidad del derramamiento de sangre para que todos nosotros experimentemos el perdón de los pecados (Lev. 17:11; Heb. 9:22).

Podría ser apropiado leer todo o parte de Isaías 52:13-53:12 en este momento como una forma de recordar la obra de Yeshua el Mesías en nuestro nombre.

Rachtzah , Segundo Lavado de Manos

El segundo lavado de manos simbólico refuerza la santificación personal mientras continuamos la celebración de la Pésaj. Yeshua parece haber llevado el Rachtzah un paso más allá al lavar los pies de sus discípulos, proveyéndonos de una lección sin igual de servicio y humildad (Juan 13:2-17). Este segundo lavado es seguido por una bendición:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם אֲשֶׁר קִדְּשָׁנוּ בְּמִצְוֹתָיו וְצִוָּנוּ עַל נְטִלַת ידִַים

Ba-ruch Atah Adonai Elo-hei-nu Me-lech ha-Olam,

ash-er kid-sha-nu b’mits-vo-tav v’tsi-va-nu al ne-tee-lat ya-dayim.

Bendito eres, Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, que nos santificaste con Tus mandamientos y nos ordenaste que nos laváramos las manos.

Motzi, Matzot

A medida que la primera parte del Séder se acerca a su fín, la familia participa de varios de los elementos restantes en la placa del Séder. Estos elementos están destinados a involucrar nuestros sentidos en el recuerdo de la historia de la Pascua. Cada uno nos ayuda a conectar con un paso diferente en el proceso de liberación de Israel de la esclavitud. Para los creyentes en Yeshua,

estos elementos nos recuerdan el proceso de liberación de nuestra esclavitud al pecado a nuestra libertad en el Mesías.

Se levanta la matzá tash y se recita la siguiente bendición.

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם הַמּוֹצִיא לֶחֶם מִן הָאֶָרץ

Ba-ruch Atah Adonai Elo-hei-nu Me-lech ha-Olam, Ha-mo-tzi le-chem min hah-ah-retz.

Bendito eres, Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, que traes el pan de la tierra.

Cada persona ahora parte un pequeño trozo de matzá y todos recitan la siguiente bendición:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם אֲשֶׁר קִדְּשָׁנוּ בְּמִצְוֹתָיו וְצִוָּנוּ עַל אֲכִלַת מַצָּה

Ba-ruch Atah Adonai Elo-hei-nu Me-lech ha-Olam,

ash-er kid-sha-nu b’mits-vo-tav v’tsi-va-nu al a-chi-lat ma-tzah.

Bendito eres, Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, que nos santificaste con Tus mandamientos y nos ordenaste comer pan sin levadura.

Todos comen la matzá.

Maror, Comer las Hierbas Amargas

El maror (hierbas amargas) nos recuerda la amargura de la esclavitud de Israel en Egipto y la amargura de la esclavitud de la humanidad en el pecado. Es tradición mojar la matzá y tomar una porción colmada de la hierba amarga, suficiente para hacer que uno derrame una lágrima.

Cada persona parte un trozo de matzá del tamaño de una aceituna y lo sumerge en las hierbas amargas. Se recita la siguiente bendición:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם אֲשֶׁר קִדְּשָׁנוּ בְּמִצְוֹתָיו וְצִוָּנוּ עַל אֲכִלַת מָרוֹר.

Ba-ruch Atah Adonai Elo-hei-nu Me-lech ha-Olam,

ash-er kid-sha-nu b’mits-vo-tav v’tsi-va-nu al a-chi-lat mah-ror.

Bendito eres, oh Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, que nos santificaste con Tus mandamientos y nos ordenaste comer las hierbas amargas.

Todos comen el maror.

Korech, Comer las Hierbas Amargas y Jaroset

El charoset (mezcla dulce) simboliza el mortero que los hijos de Israel usaban para hacer los ladrillos mientras trabajaban bajo los duros capataces del Faraón. Se come con la matzá.

Con el fin de resolver una controversia sobre la forma en que se debe comer el Pésaj, el Rabino Hillel, un famoso sabio, inició la tradición del “sándwich Hillel”, que se hace comiendo el maror y el charoset juntos entre dos trozos de matzá. También se dice que esta combinación de lo amargo y lo dulce nos recuerda que la promesa de YHVH puede traer alegría en medio del dolor.

Cada persona toma dos pequeños trozos de matzá y coloca un poco de jaroset y maror en el medio. Todos comen juntos.

Beitzah, El Huevo Asado

El huevo asado en el plato del Séder trae a la mente el diario sacrificio asado del Templo que ya no se puede ofrecer porque el Templo ya no está en pie. En medio del Séder de Pésaj, se le recuerda al pueblo judío que no hay sacrificio que traiga justicia ante YHVH. Tomamos un trozo de huevo y lo sumergimos en agua salada, un símbolo de lágrimas, y todos comemos.

Esto concluye la primera parte de la séder

Shulchan Orech, Preparar la Mesa

La cena de Pésaj ya puede ser servida. ¡Come, cuenta historias y disfruta!

Tzafun, Encontrar y Comer el Afikoman

Una vez terminada la comida, el líder del Séder envía a los niños a buscar el afikoman, que es la pieza central de la matzá que se partió y se envolvió en una servilleta y se escondió antes de la comida. El niño que lo encuentra lo lleva al líder del Séder, quien redime el afikoman con una recompensa simbólica, generalmente algo de dinero o chocolate.

Según la tradición, el líder del Séder desenvuelve el afikoman, lo bendice y lo rompe en pequeños trozos del tamaño de una aceituna. Luego distribuye un pequeño trozo a todos los que están sentados alrededor de la mesa y todos comen el afikoman juntos.

Para los creyentes en Yeshua, hay un gran significado en esta tradición. Creemos que fue en este punto del Séder de Pésaj cuando Yeshua aprovechó el momento para revelar a Sus discípulos Su identidad y el sufrimiento y la muerte que pronto soportaría. El Evangelio de Lucas registra las palabras del Mesías en esta ocasión: “Y tomando el pan, después de haber dado gracias, lo partió, y les dio, diciendo: «Esto es Mi cuerpo que por ustedes es dado; hagan esto en memoria de Mí».’” (Lucas 22:19).

Creemos que el mismo Yeshua fue la pieza de la matzá media, la pieza que representa al Sacerdote o mediador entre YHVH y el pueblo. Fue quebrantado en la muerte, envuelto para ser enterrado y resucitado de entre los muertos. La matzá representa su sacrificio sin pecado (sin levadura) para nuestra redención del pecado y la muerte.

Cuando el líder del Séder desenvuelve el afikoman y distribuye un pedazo a todos los que están sentados a la mesa, nos recuerda que Yeshua el Mesías entregó Su vida a todos los que creen.

También podríamos reflexionar sobre la apariencia de la matzá tradicional, que se hace tanto con rayas como con agujeros, ya que su cuerpo fue azotado y atravesado (Isaías 53:5). Esta pieza de la matzá media, el afikoman, es el “Pan de Vida” (Juan 6:35) que compartimos en la Comunión como creyentes.

Habiendo explicado esto a los participantes, ahora el líder rompe el afikoman en pedazos del tamaño de una aceituna y le da uno a cada persona para que lo sostenga brevemente mientras reflexionan sobre el sacrificio que Yeshua soportó en su cuerpo. Luego todos participan al unísono después de que se dice la siguiente oración:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם הַמּוֹצִיא לֶחֶם מִן הָאֶָרץ

Ba-ruch Atah Adonai Elo-hei-nu Me-lech Ha-Olam, Ha-mo-tzi le-chem min ha-ah-retz.

Bendito eres, Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, que traes el pan de la tierra.

HaGeulah, Tercera Copa: La Copa de la Redención

La copa de la redención se basa en la promesa de YHVH en Éxodo 6:6, “Los libraré de su esclavitud, y los redimiré con brazo extendido y con grandes juicios.” Es un recordatorio de la sangre del cordero, el precio pagado por la redención prometida por Israel. De la misma manera, Yeshua probablemente tomó esta copa y dijo las palabras en Lucas 22:20, “Esta copa es el nuevo pacto en Mi sangre, que es derramada por ustedes.” Al hacerlo, habló de una mayor redención que la que experimentaron los israelitas en Egipto. Yeshua tenía en mente la redención y la liberación de la humanidad, perdonada por el pecado a través de la sangre derramada del Cordero de YHVH. Yeshua está citando la gran profecía del Nuevo Pacto dada por el profeta Jeremías en Jeremías 31:31-34.

Se llena la copa y se recita la siguiente bendición:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם בּוֵֹרא פְִּרי הַגָפֶן

Baruch Atah Adonai Elo-hei-nu Me-lech ha-Olam, boh-ray pri ha-gah-fen.

Bendito eres, oh Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, Creador del fruto de la vid.

Todos beben inclinados hacia la izquierda.

Eliyahu, La Copa de Elías (Lucas 1:17; Malaquías 4:5–6)

La Biblia nos dice en Malaquías 4:5 que Elías aparecerá para anunciar la llegada del Rey Mesiánico:

Yo les envío al profeta Elías antes que venga el día de YHVH, día grande y terrible.

Es tradición tener un lugar adicional, con una copa del fruto de la vid, para Elías en Pésaj. El líder del Séder suele enviar a un niño a la puerta principal para mirar afuera y ver si Elías viene. Hasta ahora, nunca ha asistido a un Séder.

¿Pero lo ha hecho? La Biblia nos dice en Lucas 1:17, hablando de Juan el Bautista, “Él irá delante de YHVH en el espíritu y poder de Elías.” Juan vino a cumplir el papel de Elías como heraldo para anunciar la primera venida del Mesías, que se cumplió con la llegada de Yeshua.

Hallel, Cuarta Copa: La Copa de la Alabanza

¿Cuál es la respuesta adecuada a la redención? La alegría, por supuesto. Nos alegramos, sabiendo que el pueblo judío fue liberado de la esclavitud egipcia y que tanto los judíos como los gentiles seguidores del Mesías fueron redimidos de la esclavitud del pecado y la muerte. La cuarta y última copa del Séder de la Pésaj es la Copa de la Alabanza, una copa de regocijo, alegría y consumación. Es el primer sabor de la libertad más allá de la redención. Es un recordatorio del futuro prometido de Israel más allá de la esclavitud en Egipto, y en su lugar, la libertad en la Tierra Prometida. En muchos sentidos, esta copa también presagia el glorioso futuro de Israel y del mundo que vendrá en la era del reino mesiánico.

Se llena la copa, todos la levantan y se recita la siguiente bendición:

בָּרוּךְ אַתָּה אֲדֹנָי אֱלֹהֵינוּ מֶלֶךְ הָעוֹלָם בּוֵֹרא פְִּרי הַגָפֶן

Baruch Atah Adonai Elo-hei-nu Me-lech ha-Olam, boh-ray pri ha-gah-fen.

Bendito eres, oh Adonai nuestro Elohim, Rey del universo, Creador del fruto de la vid.

Todos beben inclinados hacia la izquierda.

Hallel Salmos (Salmos 113–18)

¡En el espíritu de alegría y celebración, nos alegramos juntos por todo lo que YHVH ha hecho por nosotros! Nos ha apartado para ser Su pueblo, nos ha sacado de la esclavitud, nos ha redimido y nos ha traído a sí. ¡Por todo esto lo alabamos! Cuando el Séder llega a su fin, salimos a cantar los Salmos de Hallel (Salmo 113-18). Es increíble darse cuenta de que en los últimos momentos de libertad y compañerismo de Yeshua en la tierra, Él y Sus discípulos también cantaron cuando terminaron su Séder y salieron al Monte de los Olivos (Mateo 26:30; Marcos 14:26).

Esta es una maravillosa oportunidad para leer y reflexionar juntos sobre estos Salmos, y considerar los fuertes matices mesiánicos de cada uno. Hay melodías tradicionales para estos cantos, pero también le animamos a encontrar algunos himnos tradicionales o cantos de adoración contemporáneos que se basan en estos salmos.

¡El Próximo Año en Jerusalén!

Es tradición concluir el Séder con una alegre proclamación de esperanza y fe recitando al unísono:

לְשָׁנָה הַבָּאָה בִּרוּשָׁלִַים!

L’Shana HaBa’ah B’Yerushalayim!

“El Próximo Año en Jerusalén!”

¡Esto tiene un gran significado para los seguidores de Yeshua el Mesías porque esperamos que regrese! No sabemos el día de Su segunda venida, pero esperamos con esperanza sabiendo que tan seguro como que el Mesías vino una vez para redimirnos del pecado, así vendrá otra vez como juez para establecer su reino. Como YHVH promete a través del profeta Isaías,

Porque un Niño nos ha nacido, un Hijo nos ha sido dado, y la soberanía reposará sobre Sus hombros.

Y se llamará Su nombre Admirable Consejero, Dios Poderoso,

Padre Eterno, Príncipe de Paz.

7 El aumento de Su soberanía y de la paz no tendrán fin.

Sobre el trono de David y sobre su reino, para afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia.

Desde entonces y para siempre.

El celo de YHVH de los ejércitos hará esto.

(Isa. 9:6–7)

Y como el Apóstol Pablo escribe, a la luz de nuestra expectativa del regreso del Mesías,

Por tanto, mis amados hermanos, estén firmes, constantes, abundando siempre en la obra de YHVH, sabiendo que su trabajo en YHVH no es en vano. (1 Cor. 15:58)

¡Bendecido Pésaj!

UNA HAGADA MESIANICA FAMILIAR