Aura Patricia Escalante


Mi testimonio es increíble pero cierto. Mi familia (esposo e hijos, mi madre) se enfermó de covid. Estaban muy enfermos, pero yo seguía pidiendo a Dios que nos ayudara a todos. Tenían síntomas de fiebre, dolores y falta de olfato y gusto.

Se retiraron a mi casa en sus habitaciones para la cuarentena. Mi esposo tenía fiebre y no se levantaba de la cama. Un día le impuse las manos y le pedí al Señor que lo sanara, ¡y lo sanó! Después de que el Señor lo sanara, se levantó inmediatamente y se puso a trabajar como si no hubiera pasado nada. Pidió que le hicieran una prueba de covid, ¡y salió negativa! ¡Negativo! ¡Gloria a Dios!

Mi hijo y mi hija también enfermaron, pero sólo parecía un resfriado: descansaron y se pusieron bien. Ofrecí a Dios un ayuno de siete días por todos los que estaban sufriendo.

Tuve que ver y cuidar a mi madre, que también fue milagrosamente sanada y protegida por el poder de Dios. Nunca tuve un síntoma de enfermedad, pero me sentía muy preocupada por mi familia. Dios me dio Su protección para cuidar de todos, incluida mi madre de 83 años. ¡Gloria y honor al Señor Todopoderoso! Los Salmos 91 y 6 fueron mis favoritos durante ese tiempo de enfermedad.

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo!

Aura Patricia Escalante, Agente inmobiliario, California