Jose Mauricio Vargas


Amados siervos del Eterno, tengan un feliz día en el Dios de Israel.

Mi experiencia con el covid-19 comenzó a mediados de junio de 2021. Cuando escuché en las noticias sobre el aumento constante de infectados y muertos, tanto en mi país como en el mundo, esto me llevó a orar a nuestro Señor Yeshua, para que siga guardando mi casa, mi familia y mi Kehila de este terrible demonio.

Cuando inesperadamente, y a pesar de que siempre tomé todas las precauciones y recomendaciones exigidas por nuestras autoridades médicas, un pequeño grupo de servidores (nuestro pastor y otras cinco personas, se reunieron en Shabbat para transmitir las enseñanzas a toda la comunidad vía SKYPE), el virus llegó a mí inesperadamente. Al tercer día de tener los síntomas, mi hija mayor, que es médico, me envió al hospital donde trabaja para que me hicieran todas las pruebas y exámenes. Efectivamente, dió positivo en covid.

Fui hospitalizado inmediatamente, donde recibí los mejores cuidados por parte de los médicos y enfermeras, con una habitación privada para mí solo y una atención privilegiada, viendo la mano de nuestro Señor cuidando de mí y sanándome de forma milagrosa. Sólo estuve hospitalizado cuatro días, ya que todos los síntomas desaparecieron, y todos los resultados y pruebas que me hicieron demostraron que ya no tenía ningún rastro del virus.

Toda la gloria y el honor sean para mi amado Señor YESHUA, que se ocupó de mí, me sanó y me restauró de forma maravillosa y poderosa, y me permitió volver a su servicio rápida y completamente.

Que el Señor les siga bendiciendo y guardando de todo mal en estos tiempos difíciles, y muchas gracias por sus hermosas enseñanzas de cada semana.

Shalom,

JOSE MAURICIO VARGAS, LA KEHILA DE HASHEM, Bogotá (Colombia)